jueves, 29 de enero de 2015

MICRORRELATO "CÓMO HA CAMBIADO EL CUENTO"


CÓMO HA CAMBIADO EL CUENTO

El lobo le salió al paso a Caperucita en mitad de un bosque, junto a un riachuelo en el que gustaba dejar los despojos de sus víctimas.

Caperucita, Caperucita se relamió el lobo. ¿Adónde te crees que vas, Caperucita?

Por toda respuesta, Caperucita se sacó un cuchillo de debajo de la falda y sonrió maliciosa a la fiera. Sus ojos refulgieron más afilados que la hoja misma del arma.

El lobo tragó saliva.

Vaya, sí que ha cambiado el cuento balbució.

Fue lo último que dijo.
 


© Copyright 2015 Javier LOBO. Todos los derechos reservados.

RELATO "EL HORROR"

EL HORROR

Nuestros pasos resonaron por la casa abandonada, buscando un indicio, una pista, por ínfima que fuera, que nos permitiera encontrar el portal perdido, aquella umbría puerta maldita al horror del inframundo perdido.

Andrew se fue escaleras arriba, al torreón de aquel viejo caserón, perdiéndose en una oscuridad apenas quebrada por la débil luz de su linterna; Pierre desapareció por un sinuoso pasillo que se dirigía hacia el Este tras un velo de temblorosas y centenarias telas de araña; yo, por mi parte, me quedé en la planta baja, auscultando los tablones mohosos de las paredes y el suelo.

Entonces llegó a mis oídos un alarido horrísono que me erizó el cabello y convirtió mi sangre en agua helada en mis venas. enfoqué a todas partes con mi linterna, pero sólo veía motas de polvo en suspensión ante mis ojos y la oscuridad, aquel velo de oscuridad que casi parecía viscoso, adherido al aire mismo.

Pierre apareció por el corredor en el que se había adentrado, terriblemente pálido.

Antes de que pudiéramos decir nada, la voz de Andrew desde la torreta llegó a nuestros oídos, aguda y rota por el pánico:

"¡No subáis! ¡Marchaos de aquí inmediatamente! ¡No podemos hacer nada contra esto! ¡El horror! ¡El horror!", chillaba, antes de que su voz se volviera a convertir en un agudo y quebrado alarido que parecía no tener final.

Corrimos escaleras arriba en pos de nuestro amigo, siguiendo aquel escalofriante alarido como referencia geográfica para encontrarlo hasta que, al doblar una esquina, la timorata luz de nuestras linternas descubrió un esqueleto de huesos polvorientos y resecos, vestido con la ropa de Andrew convertida en harapos, que no cesaba de temblar estremecido por aquel agudo chillido que escapaba por entre sus quijadas.





© Copyright 2015 Javier LOBO. Todos los derechos reservados.

POEMA "BESO DE ETERNIDAD"

BESO DE ETERNIDAD

Bésame, amor,
ven a mí,
a este oscuro rincón del mundo,
donde el frío nos arropa
y la luna nos contempla,
mudo testigo del prodigio eterno
que se apresta a acontecer.

Te observo
desde el amanecer de tu vida,
aunque no lo quieras creer,
mi extraordinaria criatura,
mi devoción más oscura.

Déjame que te ame como mujer
una última vez,
que te penetre con mi esencia
y te convierta en uno de los míos,
para que seamos uno en la no-muerte,
para que seamos amantes
por siempre jamás.




Déjame probar tu sangre,
quiero embriagarme con tu vida
circulando por mis venas,
y que bebas de mi muerte entre tus labios,
que nos deleitemos en nuestro éxtasis sexual,
y que compartamos caza y placer
hasta el fin de los tiempos
tras este beso de eternidad...


ANNIE LENNOX - Love Song For A Vampire


© Copyright 2015 Javier LOBO. Todos los derechos reservados.