viernes, 27 de marzo de 2015

RELATO "CUMPLEAÑOS BISIESTO"


CUMPLEAÑOS BISIESTO

Se acerca el día. Ya llega. Es especial.

Se acerca mi cumpleaños.

Se supone que todos los cumpleaños son especiales, que todos son únicos, porque sólo los vas a vivir una vez, pero el mío, pienso, es aún más especial.

Soy bisiesto, así que sólo los cumplo una vez cada cuatro años.

Sí, es una putada.

Pero, como no me gusta saltarme ninguna de mis celebraciones, me paso todo el santo año preparando un evento especial, sólo para mí, un festejo muy especial para mi particular efemérides.

Procuro no saltar y contenerme, y voy anotando en una libreta todas aquellas personas que me molestan, que me insultan, que me desprecian, o que, simplemente, me han agraviado de alguna manera.

Los estudio durante todo el año. Los sigo. Los investigo. Me adhiero a ellos como una lapa, pero de una manera muy discreta, que no sepan que tienen una gárgola que los vigila desde las sombras, mudo pero atento a todos los detalles.

Entonces elijo una semana, la última de febrero y la primera de marzo, esos siete días a caballo entre los dos meses, y me dedico a ajustar cuentas con todos ellos. No me importan si están casados, solteros, viudos, o de cualquier otra manera.

Un lazo al cuello. Una cafetera que produce un inoportuno cortocircuito. Un atropello mortal. Una reacción alérgica durante el sueño. Un suicidio. O, simplemente, a golpes, con mis manos desnudas, o estrangulándolos hasta que escucho las vértebras estallar en crujidos bajo la presión de mis dedos.


Es mi método favorito, lo reconozco. La intimidad que te dan las manos no te lo da nada.

Bueno, sí. Mi segundo método favorito.

Vlad.

Es mi machete, una enorme hoja tipo kukri a la que llamo así por Vlad I Tepes Drácula de Transilvania. Se sabe que el Empalador era un magnífico tirador de esgrima, así como un fiero guerrero en el campo de batalla, el cual infundía valor a sus tropas con el mero ejemplo de sus hazañas en la batalla... y porque empalaba a los cobardes o a los que no combatían con el suficiente brío.

Bueno, vale. También la llamo así porque bebe mucha, muchísima sangre.

En ocasiones, este pulso, este orgasmo de la sangre que me posee se vuelve tan incontenible que me veo obligado a actuar antes. No tengo ninguna voz en mi cabeza que me impele a hacerlo, ni los alienígenas me hablan por microondas desde el espacio exterior, ni nada de eso.

Hago lo que quiero, porque quiero, cuando quiero, y porque lo quiero.

Eso tiene a la policía completamente desconcertada. No saben quién soy, pero sí ven mis obras, aunque sólo ven un cuadro de la exposición, no toda la muestra en global. De ese modo, tengo mil motes y ninguno cierto del todo.

También disfruto acercándome a ver las escenas de mis crímenes. Es divertido ver a la policía trabajar en el lugar de los hechos, con los cuerpos aún en caliente, o en frío si ya ha pasado tiempo. Aún recuerdo a un investigador doblado por la mitad devolviendo todo lo que tenía en sus entrañas cuando contempló la que lié en un vagón de metro.


Pero no lo podía dejar pasar. La oportunidad estaba allí, con todos ellos en el mismo vagó, y se me presentó tan irresistible que no pude evitar sucumbir a mi antojo...

Hace poco intenté el más difícil todavía: sentir emociones normales. Humanas. Así que invité a cenar varias veces a una joven, una chica que me gustaba, pero el resultado fue nefasto. Me temo que las relaciones sociales no son lo mío, aunque se me dé bien la ingeniería social.

Pero no podía dejar que una persona que me hubiera rechazado quedara impune. Y, menos aún, que me hubiera atrevido a dar el paso en el día de San Valentín.

Si, habitualmente, el día me decía poco per se, ahora mucho menos. Y, si le podía dar alguna significación, esta era amarga.

No contestaba a mis llamadas, me evitaba, ninguna comunicación por vía digital. Hasta pidió un traslado de ciudad en su empresa para poner aún más tierra de por medio.

El día de San Valentín había pasado, ahora tenía que hacer algo para compensarlo.

Algo sangriento.

Primeramente creé la necesidad. Me enteré de algún familiar cercano que viviera en la ciudad, que le importara lo suficiente como para venir hasta aquí, y que estuviera completamente indefensa.

Le tocó a su hermana.


Me regodeé en lo traumático, lo confieso, pero con eso salió enseguida de su madriguera y no tardó en llegar aquí.

Y, curiosamente, las exequias van a ser el día 29 de febrero.

Para mi cumpleaños.

Un regalo magnífico.

Sé que no me espera, sé que piensa que no me voy a acercar, que le tengo miedo, que con un sólo click me va a mantener a raya, que una muralla de policías se interpondrá entre los dos y no podré ni acercarme, pero se equivoca.

Se equivoca completamente.

Estoy deseando ver su cara cuando me tenga frente a frente, cuando mis ojos carentes de luz la miren y le digan que es la elegida para ser mi regalo de cumpleaños, sólo porque se lo merece, por el desprecio con el que me ha tratado, por haberme alejado de ella y maltratado como a un pelele.

Vlad tiene sed.


San Valentín ya pasó.

Llega mi cumpleaños bisiesto.



TALKING HEADS - Psycho Killer


© Copyright 2015 Javier LOBO. Todos los derechos reservados.

3 comentarios:

  1. Un frenético relato cuyo protagonista es un sádico psicópata. Un personaje muy bien construido, tan bien que pone los pelos de punta por la frialdad, desenfado y tranquilidad con la que narra su vida. Un regalo especial para un cumpleaños especial de una persona muy especial: peor imposible. Tres cosas que se juntan y cuyo resultado es brutal y sangriento.
    Un asesino muy bien creado.
    Me encantó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La psiquis de este psicópata pervertido está magníficamente detallada, le desnudas impúnemente. Quizá sea ésta la única manera de vencerle, porque ante eso, poco puede hacer él. Pagó con su misma moneda, le destripaste el alma, como él hace con las vísceras de sus pobres víctimas. Por lo demás, creo que tienes un don especial para narrar este tipo de temática, sea gore, de espectros, fantasmas o espíritus, de mostruosidades del bajo astral en acción en una sesión de circo o en un parque de atracciones, durante una investigación policiaca por la desaparación de una joven con tendencias suicidas, o en una reunión de jóvenes colegas donde uno de ellos, el maltratado, finalmente se transforma en un ser maligno para vengarse de todos ellos. Cada uno de tus relatos son magistrales. Y con éste en concreto, consigues recrear el summum de la maldad. Muy bueno, amigo Javier. Te felicito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Te leo y siento miedo de tu pluma voraz y sedienta.Increíble como siempre Lobo.

    ResponderEliminar