jueves, 29 de enero de 2015

RELATO "EL HORROR"

EL HORROR

Nuestros pasos resonaron por la casa abandonada, buscando un indicio, una pista, por ínfima que fuera, que nos permitiera encontrar el portal perdido, aquella umbría puerta maldita al horror del inframundo perdido.

Andrew se fue escaleras arriba, al torreón de aquel viejo caserón, perdiéndose en una oscuridad apenas quebrada por la débil luz de su linterna; Pierre desapareció por un sinuoso pasillo que se dirigía hacia el Este tras un velo de temblorosas y centenarias telas de araña; yo, por mi parte, me quedé en la planta baja, auscultando los tablones mohosos de las paredes y el suelo.

Entonces llegó a mis oídos un alarido horrísono que me erizó el cabello y convirtió mi sangre en agua helada en mis venas. enfoqué a todas partes con mi linterna, pero sólo veía motas de polvo en suspensión ante mis ojos y la oscuridad, aquel velo de oscuridad que casi parecía viscoso, adherido al aire mismo.

Pierre apareció por el corredor en el que se había adentrado, terriblemente pálido.

Antes de que pudiéramos decir nada, la voz de Andrew desde la torreta llegó a nuestros oídos, aguda y rota por el pánico:

"¡No subáis! ¡Marchaos de aquí inmediatamente! ¡No podemos hacer nada contra esto! ¡El horror! ¡El horror!", chillaba, antes de que su voz se volviera a convertir en un agudo y quebrado alarido que parecía no tener final.

Corrimos escaleras arriba en pos de nuestro amigo, siguiendo aquel escalofriante alarido como referencia geográfica para encontrarlo hasta que, al doblar una esquina, la timorata luz de nuestras linternas descubrió un esqueleto de huesos polvorientos y resecos, vestido con la ropa de Andrew convertida en harapos, que no cesaba de temblar estremecido por aquel agudo chillido que escapaba por entre sus quijadas.





© Copyright 2015 Javier LOBO. Todos los derechos reservados.

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, el final es escalofriante y la atmósfera muy bien lograda!
    Tienes una errata en el título!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga Charo, por tus palabras y tu aviso sobre la errata. Ya está corregido. Un saludo.

      Eliminar
  2. Interesante relato. Y me gusta tu página.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Al más puro estilo Poe y Lovecraft, ciertamente. Quizá un poco cargado de descripciones, pero me ha gustado. Buen final.

    ResponderEliminar
  4. Bien recreada la atmósfera, con esa oscuridad y la escasa luz de las linternas, que desde un principio nos tensa y pone la piel de gallina. Cuando llega el grito, logras transmitir el horror y luego nos fascinas de terror al revelarnos en lo que se ha transformado Andrew. No sabemos por qué, no dónde se han metido, pero no nos hace falta saberlo.

    ResponderEliminar
  5. Magnífico relato acerca del misterio del propio miedo, de origen desconocido, lo que hace mucho más atractiva toda la escenificación de la historia junto al desenlace final, como colofón. El elemento sorpresa, tampoco falta recreado por uno de los protagonistas en su transformación final. Excelente, otra vez.
    Abrazos

    ResponderEliminar